¿Alguna vez te has preguntado cómo llegó la cerveza a México? ¿Cómo es que la industria cervecera llegó a tener el impacto económico que tiene hoy en día? ¿Cuál es el futuro de esta bebida? A continuación, te explicamos el recorrido histórico de la cerveza en nuestro país:

Primeros pasos

Poco después de la conquista de México, en 1542, se fundó la primera fábrica de cerveza en la Nueva España. Sin embargo, el abuso de su consumo hizo que las autoridades prohibieran su venta y manufactura.

No fue sino hasta el período colonial, alrededor del año 1800 que la prohibición fue retirada y la cerveza recuperó su popularidad en el territorio nacional. Después de la independencia de México, el gusto por la cerveza se extendió al resto del país. Debido a esto, se establecieron fábricas de cerveza en Texas, Puebla y, por supuesto, la Ciudad de México.

Entrando en el siglo XIX, México recibió mucha influencia alemana debido a los inmigrantes y, principalmente, al reinado de Maximiliano de Habsburgo. En consecuencia, la popularidad de la cerveza aumentó, así como sus medios de producción.

Popularidad

En 1845 se estableció la primera cervecería con alcances industriales, cuyo sello característico era la fabricación de cerveza a base de malta de cebada mexicana y piloncillo. En 1865 se inaugura la cervecería Toluca y México, la cual pasaría a ser conocida como Grupo Modelo en el siglo XX.

Ya con la infraestructura y el volumen de producción necesarios, las cerveceras mexicanas empezaron a exportar sus marcas a los Estados Unidos, gozando de una buena recepción, lo que les permitió ganar la liquidez necesaria para adquirir mejores equipos y producir más y mejor cerveza.

En 1891 se fundó una de las cervecerías más importantes para la historia de la cerveza en México hasta estos días: la Cervecería Cuauhtémoc. Esta cervecería industrial absorbió a muchos productores a lo largo del país, ganando aún más presencia entre el volumen de consumo de los mexicanos.

Para finales del siglo XIX ya había dos marcas de cerveza que gozaban de popularidad en los consumidores, y ambas sobreviven hasta el día de hoy: Carta Blanca y León. En 1901 se lanza al mercado la cerveza Pacífico, otra marca que aún podemos encontrar en varias zonas del país.

Consolidación

Las primeras dos décadas del siglo XX fueron cruciales para el crecimiento de la industria cervecera en México, ya que el alcohol se volvió ilegal en Estados Unidos, lo que hizo que los consumidores de ese país vieran en la producción mexicana la única opción para introducir cerveza a través de la frontera.

Pocos años después un grupo de empresarios españoles adquiere la cervecería Toluca y México y la convierte en Cervecería Modelo, la cual aún existe y goza de gran importancia en la industria nacional.

A mediados del siglo XX, las cerveceras mexicanas de mejor calidad son las pertenecientes a los grupos Modelo y Cuauhtémoc-Moctezuma, quienes siguen adquiriendo cervecerías más pequeñas con el objetivo de crecer su industria, así es como desaparecen la cervecería Estrella, del Pacífico, del Noroeste, entre otras.

En los años 90 la cerveza mexicana llegó a territorio europeo, gozando de gran popularidad, sobre todo la cerveza marca Corona, quizá la cerveza mexicana más conocida en el mundo. Por su parte, la marca XX Lager se posicionó fuertemente en el sur de los Estados Unidos.

El panorama de la cerveza en México se mantuvo en crecimiento hasta que en el año 2010 la compañía holandesa Heineken anunció la adquisición del grupo Cuauhtémoc-Moctezuma, lo que propulsó el crecimiento de marcas como Sol, Tecate e Indio, las cuales empezaron a venderse en todos los bares del país. De igual manera, la cerveza holandesa Heineken se posicionó en el mercado con una gran aceptación por parte de los consumidores mexicanos.

Cerveza artesanal

En 1995 comienza la producción de la cerveza Cosaco, considerada la primera cerveza artesanal del país. En 1997, se funda Beer Factory, el primer restaurante en el país que fabrica su propia cerveza. A partir de ese momento la cerveza artesanal empieza a volverse popular entre los adultos jóvenes de la Ciudad de México, y nuevos proyectos cerveceros surgen por todo el país, como contraparte de las grandes corporaciones industriales, entregando más variedad y sabores.

Actualmente existen más de 400 cervecerías artesanales formalmente establecidas, y no hay ningún indicador de que la tendencia vaya a desaparecer en un futuro próximo.

Deja un comentario