Amantes de la cerveza hay millones, pero ¿cuántas personas saben cómo beberla? A pesar de ser una bebida muy popular en todo el mundo, la forma correcta de tomarla puede ser un tema desconocido para muchos.

Para disfrutar todo lo que cada tipo y marca de cerveza tiene para ofrecer, es importante seguir estos seis consejos:

1. La temperatura ideal

Cada tipo de cerveza tiene diferentes temperaturas óptimas que realzan su sabor, siendo 3-4ºC el punto más frío, reservado para las cervezas más ligeras, como las lager industriales. Por debajo de esa temperatura los sabores y aromas se atrofian.

Para las cervezas más fuertes y densas, la temperatura ideal puede llegar a los 13°. Considerando que un refrigerador doméstico ronda los 4.5°, resulta adecuado para prácticamente todas las cervezas, sólo tendremos que esperar un poco en el caso de cervezas obscuras y de mayor graduación para que el ambiente y el calor de nuestras manos la dejen perfecta para degustar.

2. El vaso perfecto

La cerveza debe tomarse en vasos altos, ya que resaltan su aroma y por ende su sabor.  El sentido del olfato determina en un 95% lo que perciben las papilas gustativas.

3. Comida previa

Tener el estómago lleno antes de tomar cerveza es altamente recomendable, sin embargo la mayoría de las personas opta por ingerir alimentos calóricos con alto contenido de carbohidratos y grasa. Esto no necesariamente ayuda, ya que que los lácteos preparan el estómago de una mejor forma antes de ingerir alcohol. Se recomienda beber un vaso de leche o yogurt previo a disfrutar de las cervezas.

4. Límite y ritmo para beber

Establecer previamente cuántas cervezas tomar y hacerlo de forma lenta es clave, de esa forma se evita embriagarse y se aprende a conocer la reacción del cuerpo ante el alcohol. Cada cuerpo es distinto y es necesario tomar de forma consciente para saber qué funciona mejor.

5. Incluir agua en la lista

Luego de cada cerveza, tomar agua ayuda a hidratar y reduce los posibles efectos de una resaca. El agua permite un mejor procesamiento del alcohol durante y después del período en que se toma.

6. Almacenamiento

La cerveza debe almacenarse en lugares oscuros y frescos o fríos, de esa forma mantiene sus propiedades y calidad. Es imprescindible que no reciba luz solar, la cual elimina gran parte de las partículas que le aportan sabor.

Ahora, a disfrutar cada cerveza gracias a estos consejos y sacar lo mejor de esta gran bebida. ¡Salud!

Deja un comentario